Ux corresponde al acrónimo de la expresión User Experience o mejor dicho, experiencia de usuario. Un término probablemente nuevo para muchos pero imprescindible para quienes trabajamos en el diseño de experiencias óptimas para nuestros clientes.

Sin dar tantas vueltas, la expresión hace referencia a lo que una persona vive cuando accede e interactúa con un producto o servicio online. Estamos hablando del trabajo que hacemos para mejorar nuestros productos/servicios y hacerlos funcionales, trayendo como consecuencia un usuario feliz al momento de  consumirlos.

El concepto hoy tiene infinidad de definiciones y no se trata de una materia centrada únicamente en el aspecto visual de una página web o una app, sino que engloba muchas más necesidades para lograr un UX exitoso: interacción, estilo de comunicación y orden de la información son solo algunos ejemplos.

Lucho Guzzo , nuestro diseñador , define al término como “ una relación entre la persona y el producto, que para este funcione es necesario conocer las necesidades, motivaciones y frustraciones de cada usuario”

Esta aparentemente nueva técnica multidisciplinaria se ha convertido en la frutilla de postre de los más grandes modelos de negocio, sobre todo del mundo de negocios digitales. Digo aparentemente porque de nueva no tiene nada. Si hablamos de sus orígenes, nos remontamos a la Revolución Industrial , cuando algunos tipos como Henry Ford idearon la manera de mejorar sus procesos de trabajo para optimizar el tiempo de producción, épocas donde se comenzaba a primar la eficiencia y maximización de los resultados..

Otro hito en la historia del User Experience ,que no podemos pasar por alto, es la apertura del grandísimo Disneyland en 1955, una experiencia centrada en el usuario como ninguna otra hasta la fecha. El mismísimo Walt, fue de los pioneros en crear una experiencia como servicio.

Desde entonces, la experiencia de usuario se ha convertido en una de las estrellas de las empresas a la hora de diseñar una estrategia, sobre todo desde la comunicación.