Economía para millennials: cómo engordar el chancho

Economía para millennials: cómo engordar el chancho

Lo que todos nos preguntamos cuándo empezamos a tener nuestros primeros ahorros es: ¿cómo los hago crecer?, ¿cómo puedo ahorrar para cumplir un objetivo?. Cómo conseguir que ese dinero inicial me rinda lo suficiente para poder alcanzar la meta propuesta, un viaje, irme a vivir solo, cambiar el auto, etc.

Lo primero que recomiendo es sentarse y planificar. Usando alguna app, podes ver todos tus números: gastos y posibles ingresos, analizar dónde puedo optimizar, entre otras múltiples funciones. Así, de la misma manera que coloco mis gastos, poner lo que quiero, o puedo ahorrar, para que ese dinero quede fuera de lo disponible para consumir.

Una vez que tengas en mente y pongas por escrito tus gastos, podrás identificar cuales son los innecesarios. Es ahí cuando vas a tomar conciencia de lo que realmente puedes empezar a ahorrar.

Planificar es la base del ahorro.  Si desde el inicio económico no hay un orden en tus finanzas todo lo que produzcas se diluye y cada vez te va a costar más cumplir tus objetivos, lo que te va a frustrar, en fin.

Tener claro el objetivo y el plazo que tengas para ahorrar es fundamental para saber dónde colocar tus ahorros.  Si el plazo es mayor a seis meses, sin dudas la mejor formar de mantener ese dinero es ir comprando dólares. Opción ideal si se trata de ahorrar para hacer un viaje,  comprar o cambiar un vehículo o hacer una inversión inmobiliaria.

Si el horizonte es más corto, la estrategia que podes usar son las famosas tasas de intereses. Un mundo desconocido para algunos, pero es tan simple como acercarte al banco, que prefieras, y hacer un plazos fijos o invertir en fondos comunes. Según el Banco Central de la República Argentina los plazos fijos, desde una caja de ahorro en pesos, te puede dar un promedio de 28,6% anual.

Pasando en limpio, podemos tener en cuenta tres cuestiones para arrancar a ahorrar de manera óptima: ORDEN, PLANIFICACION y CONOCIMIENTO DE HERRAMIENTAS FINANCIERAS.

Elena Alonso

Comparti: