Dime de qué color vistes y te diré cómo te sientes

Dime de qué color vistes y te diré cómo te sientes

Tal vez te preguntes cómo las tonalidades de tu ropa pueden influir en tu estado de ánimo, dejame decirte que cumplen un rol muy importante. La psicología del color estudia cómo nos impactan emocionalmente los colores, sea de forma objetiva o inconsciente y ligado a la indumentaria puede ser un cocktail de sensaciones.
Empecemos por el más elegido, the one and only

Negro:

Un outfit completo o una buena prenda de este color nos hará ver, a simple vista, misteriosos, sofisticados y elegantes. Es un classic y nunca falla. Pero, NO ABUSES, también puede hacerte ver inaccesible. Este tono genera en nuestro inconsciente una sensación de barrera o protección.

Si te vestís a diario de este color, probablemente quieras evitar llamar la atención o “esconderte”, además al ser tan absorbente de la luz, lo es también de la energía, lo cual te hará sentir que vibras bajo.

Blanco:

Es un color sin contras, denota pureza, pulcritud, elegancia y serenidad. Es excelente para combinar con otros colores o llevar un total look. Si te sentís “muy de blanco” podés cortar el bloque visual con accesorios u otra prenda en distinto tono y listo,  voilá.

Colores vitaminados:

El verde lima, el naranja, el amarillo; entre otros, serán los encargados de que emanes buena energía. En nuestro inconsciente representan vida, buena vibe, amistad, alegría y accesibilidad. En combinación entre ellos o con neutros te darán esa chispa que necesitás.

Marrones y tonos pastel:

Siempre denotan tranquilidad y comfy. Son colores emocionalmente estables que nunca fallan. ¡No dejes de darles una oportunidad!

Rojo:

El color de la pasión, la intensidad y la agresividad, nuestro inconsciente lo asocia al fuego instantáneamente. Este color nunca falla, es como el neutro de lo sensual. Ya sea un accesorio, un labial, una prenda o un outfit completo, siempre te va a dar ese toque de fuerza y poder. Este color llama la atención del ojo humano más rápido que cualquier otro.

Así que ahora que ya sabés todo esto, cuando te pares en frente de tu guardarropa y no sepas qué ponerte mejor preguntate cómo querés vibrar hoy.

Nota: Mayra Ballesteros

¿Te gustó esta nota? Apoyá el contenido que te gusta y suscribite al Mermelada Club

Comparti: