Clapton y Harrison: La amistad por arriba de una groupie

Clapton y Harrison: La amistad por arriba de una groupie

Hace 51 años que el hombre llegó a la luna y por alguna razón que desconocemos, se celebra cada 20 de julio el Día de la Amistad. Hoy vas a mandar y recibir varios mensajes, sacarle las telarañas a más de un grupo, saludar a ese que no te bancas y también a esos amigos que son hermanos de la vida. Es así, no vamos a mentir.

Amigos reales, hermanos por elección, que no dejan que nada interfiera entre ellos son pocos. Esos panas que hacen puente y a pesar de todo lo que pase por el medio siguen unidos (qué metáfora!). Este es el caso de George Harrison y Eric Clapton, dos hombres que hicieron de este mundo uno mejor.

En 1964 un joven Clapton, por entonces guitarrista de Yardbirds, se acercó a saludar a la sensación del momento, The Beatles y desde ahí se forja una estrecha amistad con su par, Harrison. Una infinidad de cenas, junto a Patti Boyd, esposa de George,  y encuentros terminarán haciendo de estos dos verdaderos hermanos.

Se mudaron a casas vecinas y componía a diario. Cuando a George se le dio por la meditación se iba por días enteros y Patti no dudaba en juntarse con Eric, compartían cenas y películas. Si, ya se lo que piensan, es obvio pero sigamos. Eric en poco tiempo se enamoró perdidamente de la mujer de su mejor amigo, la joven modelo que resultaba ser una inspiración para ambos hombres, lo volvió loco. Así fue como Clapton compone Layla, dedicándosela a ella… un amor prohibido que sentía hacía tiempo.

Patti y Eric ya no podían disimular lo que les pasaba y en 1977 ella se divorcia del Harrison y vive a pleno su nueva historia de amor. Cuanto rock Patti.

Después de dos años intensos nuestros dos tortolitos se casan frente a todos sus amigos y familiares. Entre esa multitud estaba, por supuesto, George, que no solo asiste sino que le dedica a la pareja un par de temas. Esta sí que es una amistad, compartieron literalmente todo y a pesar de eso no hubo ningún motivo para dejar el vínculo de lado.

Claramente estaba todo más que bien entre los tres, porque mirá los invitados del casamiento. Patti queremos ser todas.

Lo que personalmente me gustaría saber es qué carajo le dijeron en el ´77 a George para que se lo tomara tan bien, o la meditación fue la causa. Evidentemente son cosas que no sabremos.

A la que no queremos dejar de agradecerle es a Patti, que fue la musa inspiradora para temas épicos como Something, Layla, Bell Bottom Blues y Wontherful Tonight. Patti gracias, te pasaste.

En resumen, seamos más George y menos Clapton o seamos los dos, lo importante es que los amigos son los amigos y cuando hay un vínculo así nada ni nadie los va a poder separar. Al fin y al cabo, George y Eric se terminaron separando de Patti y siguieron ellos juntos.

Feliz día para todos.

Comparti: